Legisladores no son ni serán sastres para elaborar trajes a la medida de las ambiciones políticas

COMUNICADO DE PRENSA No. 12/2018

MEXICALI. – Al tiempo de puntualizar que el tema de la modificación constitucional para pasar de dos a cinco años el ejercicio del próximo periodo del gobernador del estado ya es un caso cerrado, el diputado José Félix Arango Pérez advirtió que los legisladores no son ni serán sastres para elaborar trajes a la medida de las ambiciones políticas, los intereses partidistas ni de protagonismos personales. En este contexto, asentó que el Poder Legislativo no se convertirá en sastrería.

A la vez, rechazo las conductas perversas de quienes insisten en confundir a la ciudadanía y culpar a los legisladores de oponerse a esta propuesta, y con ello, provocar un clima social para tratar de presionar al poder Legislativo. Arango Pérez señaló que no es preciso ser experto en leyes para comprender la prohibición y el impedimento que establece el marco jurídico para que las leyes electorales no puedan ser modificadas una vez iniciado el proceso electoral que en Baja California inicio el pasado mes de septiembre.

Considero que es inconcebible que el proceso electoral para renovar el poder legislativo, el ejecutivo y los munícipes que ya está en plena marcha y con los plazos claramente fijados para las distintas etapas, haya quienes insisten en presionar una modificación de esa magnitud. Ante esta insistencia, cabe preguntar a quienes proponen incrementar el periodo de gobierno que precisen y difundan las razones y argumentos que los motivan a justificar y a insistir en esta pretensión.

Recordó que la disminución de los plazos para que el próximo gobernador y las autoridades de elección sea por dos años, es solamente por única vez y tiene como fin unificar las fechas de los procesos electorales con el fin de alcanzar ahorros en los costos y al mismo tiempo, fomentar la participación ciudadana y la cultura democrática. Arango Pérez hizo notar que quienes insisten en la ampliación del plazo muestran una actitud protagónica y revelan una ambición de poder alejada del interés y la vocación de servir.

Llamo el legislador a dejar de lado estas propuestas y declaraciones que solo generan confusión y desinformación entre la ciudadanía y en cambio, considero que es tiempo de participar en el presente proceso democrático con actitud propositiva, con respeto a los ciudadanos y a las instituciones, alejados de sueños aventureros y actitudes oportunistas que a nada conducen y nada favorecen a la democracia.

Concluyo que legalmente este tema carece de sustento y la insistencia para modificar las fechas del proceso es una discusión fútil que solo es alentada por quienes anteponen sus ambiciones de poder por encima del interés ciudadano y el respeto a la democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *