Policías municipales sí “bailan” al “son” que les “toquen” “los de arriba”: FGB

* Tijuana está desprotegida, porque le faltan más de 2500 policías, mejor pagados, incentivados, capacitados y honestos, advierte el presidente de la Fundación Educando Conseguimos la Paz (Edupaz)

Tijuana, 23 de octubre de 2018.- Sería ideal que se elimine la corrupción en los altos mandos de la policía municipal, pero ya sería un gran avance si les pagan como al gerente de un banco, les dan prestaciones sociales y los capacitan en un esquema de carrera policial, comentó el presidente de la Fundación Educando Conseguimos la Paz (Edupaz), Francisco García Burgos.

En el marco del foro semanal de la Asociación Nacional de Periodistas A.C. (ANPAC), el activista social observa alarmado que “Tijuana está desprotegida, tenemos un problema institucional porque le faltan más de 2500 policías, mejor pagados, incentivados, capacitados y honestos”.

“Lamentablemente, -puntualizó-, además de que no reciben ingresos que compensen los riesgos a los que se exponen, está comprobado de que sí “bailan” al “son” que les “toquen” “los de arriba””.

Al principio de su exposición, advirtió con los llamados “Informes para la paz” que este año, hasta septiembre, se han registrado más de 31 mil delitos en esta ciudad, y, si de acuerdo a los reportes del INEGI, solamente se denuncia el 10% de los delitos que se cometen, significa que solo este año se han perpetrado más de 300 mil actos ilícitos.

Derivado de lo anterior, bajo el análisis de que por cada víctima directa de esos delitos hay otros tres o cinco afectados, resulta alarmante entonces que más de un millón de personas han sido víctimas de algún delito en Tijuana, lo que significa que aproximadamente el 66% de nuestra población ya ha sido afectado por los delincuentes, solo este año.

A esas cifras se suman, como apartado especial, que a la fecha se han cometido más de 2000 asesinatos, algo nunca visto en esta ciudad, y que lastima fuerte, porque las propias autoridades lo indican: solamente el 8% de esos crímenes resultan en detenidos, y hay un 92% de casos sin aprehensiones, ya no digamos sin siquiera sentencia.

Esos grados de impunidad develan unas autoridades municipales y estatal incapaces, indolentes y que dan al crimen un terrible mensaje de seguir matando personas, porque al final de cuentas, “no pasa nada”.

Baja California ocupa el tercer lugar, después del Estado de México y Quintana Roo, en los índices de muertes violentas, y el segundo lugar en impunidad.

Y se observa que solamente el 10% de los delitos se denuncian por desconfianzas y temor a represalias.

En otras partes del país solo se denuncia el 4% de los delitos que se cometen, y en nuestro Estado preocupa que se denuncien solamente el 10%, porque antes la denuncia ciudadana era por el orden del 20% de los delitos cometidos.

“Solamente los políticos están en niveles peores de desconfianza popular que los policías”, comentó Francisco García Burgos.

El ciudadano común desconfía de los policías, en general, porque se ha visto en muchos casos que se coluden con los delincuentes, y por eso, si denuncian, temen represalias, del delincuente, o de la policía.

Lo que urge hacer es entonces generar talleres, programas y acciones a despertar las conciencias de la sociedad, y por supuesto, de los servidores públicos, y que el pueblo tome el mando que le corresponde, mediante las herramientas de participación ciudadana, como el plebiscito, el referéndum y la consulta pública, así como las iniciativas ciudadanas, todas las cuales el Sistema retiene para su habilitación.

Edupaz propone cuatro directrices: Tener más policías, con sueldos como el de gerentes de banco, con prestaciones sociales como aguinaldos, vacaciones, descuentos en tiendas departamentales y transportes, becas para sus hijos hasta la Universidad, seguro de gastos médicos mayores, seguro de vida, guarderías, jubilaciones y pensiones, pidiendo de ellos solamente ser honestos y capacitarse constantemente, así como que funcione un buen departamento de Asuntos Internos que los vigile.

La segunda directriz es intensificar la educación para la paz, con talleres y programas contra la violencia en todos los ámbitos y contra las adicciones.

La tercera propuesta es más actividades deportivas, artísticas y culturales para los niños y jóvenes; “ir por ellos a que exploten sus habilidades, virtudes y practiquen valores, porque si no vamos por ellos, el crimen organizado sí va para entramparlos en las drogas y el delito”.

Y la cuarta propuesta es la cultura del orden: en la limpieza de las calles, canales, arroyos, pluviales, donde todos somos responsables; en el tránsito vehicular; en la convivencia cotidiana, en fin, en tantos valores que se han perdido.

En buena medida Edupaz, en sus cinco años de vida, pone su granito de arena en todas esas directrices, aclarando, por supuesto, que en lo primero lo que hacen son llamados a las autoridades, y en lo demás, la asociación civil hace lo suyo, pero ocupa también apoyos institucionales para llegar más a las comunidades.

Finalmente, García Burgos invita a todos los tijuanenses al “Concierto por la Paz, Fusión al Estilo Tijuana”, con las interpretaciones del tenor Marco Antonio Labastida y el rockero Javier Bátiz, el sábado 3 de noviembre, en el Cecut, a las 20:00 horas del día (8:00 de la noche). En vez de marcha, una concentración por la paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *