Samandar Khan su Grupo De Danza y Música de La India.

La cultura de un país se expresa por como se comunica con los demás o como intenta comunicarse no solo con quien puede ver y tocar con la inmediatez de solo estirar la mano o viendo el brillo de los ojos.

El ser humano también intenta comunicarse con sus deidades; con todo aquello que le es desconocido lo atribuye a un ser superior y piensa que algo superior a él quiere entablar un diálogo.

Es ahí de donde los rituales se nutren de significado. El ser humano utiliza su cuerpo como si se tratara de un vocablo cifrado y a través de movimientos le da sentido y significado pleno y belleza a ese diálogo que intenta establecer con un ser superior: Con Dios.

El Grupo De Danza y Música De La India lidereados por Samandar Khan ofrecieron una muestra de ese diálogo infinito que iniciara desde tiempos inmemoriales y que fué llevado al escenario Del Centro Cultural Tijuana.

Como parte de la celebración del 36 Aniversario Del Cecut y una extensión del XLVI Festival Internacional Cervantino la magia y el ritmo de la música indú inundó la Sala De Espectáculos del Cecut.

Sentados en línea, en posición de flor de loto, algunos con instrumentos, otros agitando sus dedos y la voz en momentos aguda y distintos tonos Samandar Khan seguía los tonos que los instrumentos le marcaban y los seguía con belleza interpretativa.

Había una intérprete que entre los temas explicaba el sentido de los cantos. Samandar Khan lo explicaba en indú y la intérprete en inglés.

Pero la percepción que el público experimentaba con esos cantos dejaba de lado las interpretaciones del idioma hablado, la belleza interpretativa de los cantos, y la música y poco después el baile lograban transmitir alegría, profundidad y belleza.

Esos son los rituales donde la música en realidad si trasciende el diálogo e inicia ese que se transmite gracias a la sensibilidad de verdaderos artistas que trascendiendo sus fronteras comunican belleza en una sociedad muy distinta de donde surgieron esos cantos.

Vestidos a la usanza Indú de Rajastán uno de los estados de la República de la India llevaron al escenario la riqueza de su música folclórica en donde la belleza del diálogo y rituales también son representados en sus formas de vestir.

Todos los hombres con turbantes y las bailarinas de hermosas telas adornadas de brillantes juegan con su cuerpo con esos ritmos que las envuelven y parecen hipnotizar a un público que por una hora y media fué seducido por esos movimientos y cantos.

Fueron dos bailarinas Srita. Anurag Verma y Srita. Dimple Athwal cada una por separado siguieron esos ritmos que música y voz les dictaban y según la traducción uno de esos cantos significaba: “Beberás agua de mí”.

Estos bailes que ellas efectuaron son rituales amorosos y de acercamiento a la pareja. Una de ellas bajó del escenario y caminó entre las butacas ante el asombro del público.

Además portaba en su cabeza una larga hilera de vasijas colocados uno sobre otro y la gente asombrada le habrían paso para que nunca perdiera ese equilibrio que con gracia llevaba al caminar soportando el peso natural solo con su cabeza ante el asombro de todos caminó de un lado a otro para luego volver al escenario.

La poderosa y melodiosa voz de Samandar Khan han cautivado al público de festivales prestigiados internacionalmente en países como India, Rusia, Indonesia, Malasia, Estados Unidos, Los Emiratos Arabes Unidos, Bahamas, Francia, Berlín, Escocia, Países Bajos, República Checa, Reino Unido y ahora le tocó a Tijuana disfrutar de la belleza y profundidad de los cantos de rituales y alto contenido poético del folclor de la India.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *